/ martes 8 de junio de 2021

Prospectiva

Buenos días

Estimado lector esta colaboración editorial la escribo el sábado a unas horas de la jornada electoral de nuestro país. Me gustaría hacer algún comentario de cómo transcurre... ya tendremos oportunidad de intercambiar puntos de vista respecto al proceso.

Por el momento me considero un mexicano optimista, creo que será una buena noticia para México que la estrategia del dueño del MORENA no funcionó, que el lunes estaremos comentando que la ventajosa y turbia situación de sobre representación en la cámara de los diputados no se repetirá, toda los estudiosos de la opinión de los mexicanos coinciden en que MORENA no podrá repetir, para este próximo trienio, la mayoría que hoy tiene en el congreso.

La agenda legislativa del trienio que está concluyendo podríamos identificarla como la peor en la historia del poder legislativo, es verdad que las legislaturas mientras tenía el dominio absoluto el PNR que negoció y configuró Plutarco Elías, la transformación en PRM que fue iniciativa de Lázaro Cárdenas y el PRI a que propuso Ávila Camacho.

Se caracterizaron por el transbordo de la lucha armada, entre las pandillas encabezadas por militares de carrera o de batalla, al debate político, siempre con el control absoluto de los grupos de poder y sus “cuotas” de curules, especialmente si se trataba de los sectores que aglutinaban a la militancia partidista, una cuántas curules para la oposición, testimoniales, excepciones significativas pero hasta ahí llegaban las aspiraciones de los opositores al sistema ( así se decía, para referirnos a todo el aparato gubernamental y sus controles de los presupuestos, de las instituciones, de los poderes, de las leyes...

Después de la reforma propuesta y liderada por Jesús Reyes Heroles para dar espacio y cabida a la oposición y las fórmulas de representación proporcional el país emigró a una figura legislativa que contenía debate de ideas y propuestas aunque no se perdían los controles por parte del grupo en el poder, así pasaron décadas.

Un grupo legislativo como el que se conformó en la legislatura que está por concluir es una vergüenza histórica. Cero trabajo legislativo, todo su trabajo fue inclinar la cabeza y levantar el dedo para aprobar lo que indicó el ejecutivo, sin modificar un punto, sin proponer nada, sin dejar lugar a la discusión parlamentaria...

El México del siglo XXI que nos toca vivir está marcado por una pandemia que ha cambado la óptica de la vida en todo el mundo, a todas las generaciones vigentes, contra toda expectativa, por desgracia la gestión del ejecutivo federal ha sido por lo menos cruel e indolente, sin importar el dolor causado por la muerte y el sufrimiento de millones de seres humanos, de mexicanos desesperanzados.

La crisis económica que vive el país y que afecta a millones de familias también tiene entre sus causas el pésimo manejo de la pandemia y de la economía, de las políticas públicas y de las prioridades del país.

El grupo en el poder se ha quedado en muy baja estatura para los retos del México que demanda creatividad, visión, madurez, coraje y deseo de servir a la nación mexicana... el presidente y los grupos (como se dicen entre ellos: las tribus que lo acompañan en estos procesos.) perdieron su oportunidad y ésta es una buena noticia para el futuro inmediato de los mexicanos.

Ahora esperamos que lo que les queda de demócratas alcance para aceptar las realidades políticas que les competen.

¡No ganarán las mayorías que aseguraban y “fanfarroneaban” obtener!

Si los resultados electorales son como se pronostica... se terminó la mayoría y la sobre representación en la cámara de diputados, el control absoluto de los órganos de poder legislativo y se terminaron las instrucciones absurdas del ejecutivo al poder legislativo.

Desde luego que esta historia no termina ahí, es decir, apenas empieza ahí... revertir el daño no es un asunto de unos días, ni de un trienio, la suma de voluntades para cambiar el rumbo de nuestra historia reclamará a la nueva legislatura ejercer sus funciones a cabalidad, asegurando el mandato constitucional al servicio de todos los mexicanos. No solo de los simpatizantes y sumisos al capricho del gobernante.

El país está urgido de retomar las prioridades que demandan el mayor esfuerzo por quienes menos tienen, por quienes menos pueden y por quienes menos saben. No se puede trasformar el país, sin salud, educación y una economía sana.

Si el grupo de presidente perdió las elecciones solo se espera que reconozcan que los mexicanos probaron las propuestas del MORENA y no convencieron a las mayorías.

Por esas razones me permito desearle a todos los mexicanos buenos días. Porque lo deseo con firmeza, porque el país necesita buenos días para ponerse de acuerdo y retomar los rumbos, las prioridades y las urgencias que especialmente las nuevas generaciones de mexicanos están pendientes de encontrar y actuar con la esperanza puesta en la acción de la propia sociedad.

Sin conflictos y en la Paz que resulta del respeto a la voluntad de los ciudadanos mexicanos que ejercieron con responsabilidad ciudadana sus votos. Es la voluntad de México.

Así está bien.

Hasta la próxima PROSPECTIVA.

José Gerardo Mosqueda Martínez,

Presidente del Instituto de Administración Pública de Guanajuato

gmg@gerardomosqueda.com.mx gerardomosqueda/ mosquedagerardo

Buenos días

Estimado lector esta colaboración editorial la escribo el sábado a unas horas de la jornada electoral de nuestro país. Me gustaría hacer algún comentario de cómo transcurre... ya tendremos oportunidad de intercambiar puntos de vista respecto al proceso.

Por el momento me considero un mexicano optimista, creo que será una buena noticia para México que la estrategia del dueño del MORENA no funcionó, que el lunes estaremos comentando que la ventajosa y turbia situación de sobre representación en la cámara de los diputados no se repetirá, toda los estudiosos de la opinión de los mexicanos coinciden en que MORENA no podrá repetir, para este próximo trienio, la mayoría que hoy tiene en el congreso.

La agenda legislativa del trienio que está concluyendo podríamos identificarla como la peor en la historia del poder legislativo, es verdad que las legislaturas mientras tenía el dominio absoluto el PNR que negoció y configuró Plutarco Elías, la transformación en PRM que fue iniciativa de Lázaro Cárdenas y el PRI a que propuso Ávila Camacho.

Se caracterizaron por el transbordo de la lucha armada, entre las pandillas encabezadas por militares de carrera o de batalla, al debate político, siempre con el control absoluto de los grupos de poder y sus “cuotas” de curules, especialmente si se trataba de los sectores que aglutinaban a la militancia partidista, una cuántas curules para la oposición, testimoniales, excepciones significativas pero hasta ahí llegaban las aspiraciones de los opositores al sistema ( así se decía, para referirnos a todo el aparato gubernamental y sus controles de los presupuestos, de las instituciones, de los poderes, de las leyes...

Después de la reforma propuesta y liderada por Jesús Reyes Heroles para dar espacio y cabida a la oposición y las fórmulas de representación proporcional el país emigró a una figura legislativa que contenía debate de ideas y propuestas aunque no se perdían los controles por parte del grupo en el poder, así pasaron décadas.

Un grupo legislativo como el que se conformó en la legislatura que está por concluir es una vergüenza histórica. Cero trabajo legislativo, todo su trabajo fue inclinar la cabeza y levantar el dedo para aprobar lo que indicó el ejecutivo, sin modificar un punto, sin proponer nada, sin dejar lugar a la discusión parlamentaria...

El México del siglo XXI que nos toca vivir está marcado por una pandemia que ha cambado la óptica de la vida en todo el mundo, a todas las generaciones vigentes, contra toda expectativa, por desgracia la gestión del ejecutivo federal ha sido por lo menos cruel e indolente, sin importar el dolor causado por la muerte y el sufrimiento de millones de seres humanos, de mexicanos desesperanzados.

La crisis económica que vive el país y que afecta a millones de familias también tiene entre sus causas el pésimo manejo de la pandemia y de la economía, de las políticas públicas y de las prioridades del país.

El grupo en el poder se ha quedado en muy baja estatura para los retos del México que demanda creatividad, visión, madurez, coraje y deseo de servir a la nación mexicana... el presidente y los grupos (como se dicen entre ellos: las tribus que lo acompañan en estos procesos.) perdieron su oportunidad y ésta es una buena noticia para el futuro inmediato de los mexicanos.

Ahora esperamos que lo que les queda de demócratas alcance para aceptar las realidades políticas que les competen.

¡No ganarán las mayorías que aseguraban y “fanfarroneaban” obtener!

Si los resultados electorales son como se pronostica... se terminó la mayoría y la sobre representación en la cámara de diputados, el control absoluto de los órganos de poder legislativo y se terminaron las instrucciones absurdas del ejecutivo al poder legislativo.

Desde luego que esta historia no termina ahí, es decir, apenas empieza ahí... revertir el daño no es un asunto de unos días, ni de un trienio, la suma de voluntades para cambiar el rumbo de nuestra historia reclamará a la nueva legislatura ejercer sus funciones a cabalidad, asegurando el mandato constitucional al servicio de todos los mexicanos. No solo de los simpatizantes y sumisos al capricho del gobernante.

El país está urgido de retomar las prioridades que demandan el mayor esfuerzo por quienes menos tienen, por quienes menos pueden y por quienes menos saben. No se puede trasformar el país, sin salud, educación y una economía sana.

Si el grupo de presidente perdió las elecciones solo se espera que reconozcan que los mexicanos probaron las propuestas del MORENA y no convencieron a las mayorías.

Por esas razones me permito desearle a todos los mexicanos buenos días. Porque lo deseo con firmeza, porque el país necesita buenos días para ponerse de acuerdo y retomar los rumbos, las prioridades y las urgencias que especialmente las nuevas generaciones de mexicanos están pendientes de encontrar y actuar con la esperanza puesta en la acción de la propia sociedad.

Sin conflictos y en la Paz que resulta del respeto a la voluntad de los ciudadanos mexicanos que ejercieron con responsabilidad ciudadana sus votos. Es la voluntad de México.

Así está bien.

Hasta la próxima PROSPECTIVA.

José Gerardo Mosqueda Martínez,

Presidente del Instituto de Administración Pública de Guanajuato

gmg@gerardomosqueda.com.mx gerardomosqueda/ mosquedagerardo