/ domingo 19 de mayo de 2024

SINE QUA NON

LA JUSTICIA RESTAURATIVA II

Como ustedes mandan, estimados lectores -sin importar calificación de género, ideas políticas o creencias-, algunos me han pedido mayor explicación del tema del domingo pasado: “La Justicia Restaurativa”, seguimos hoy. En particular, en anotar diferencias, entre el tópico aquí tratado, y la Justicia Acusatoria Adversarial, de ahora, que al igual se introdujo como un cambio, y se dejó el sistema inquisitivo, en el pasado.

Es pertinente aclarar que, se logró algún avance en el nuevo sistema penal, supone ser expedito –no lo es tanto- hay jueces que intervienen en diversas etapas, lo que se dijo es para evitar cierta corrupción y poderío personal de los juzgadores, lo que sí hay, es una intervención directa del juzgador –en el sistema anterior, no siempre estaba el juez presente en las audiencias- aunque hoy, y también por efecto primario de la Pandemia del Covid, se usa la tecnología digital que permite, actuar a distancia del Juez y las partes materiales o procesales, lo que inhibe que el juzgador tenga una apreciación, digamos, directa y personal, ver las reacciones, el lenguaje corporal, por más subjetivo que parezca, va deshumanizando el proceso. En fin.

Las diferencias torales: Sistema Punitivo, la responsabilidad es individual, la protección estatal incluye al delincuente, en su proceso prevalece la contraposición, hay deshumanización al atender sólo a la Ley infringida, la culpa y la ofensa al Estado que impone la pena, se basa en el pasado como reproche social a la conducta delictiva y el Estado se enfoca en el castigo. En el Sistema Restaurativo, la responsabilidad es colectiva, el protagonismo es de la víctima, del ofensor y la comunidad con intervención del Estado y sus Instituciones como garantes, prevalece el diálogo entre las partes, humanizando el proceso enfocando intereses y necesidades de las partes, se mira al futuro –no al pasado- con interacción estatal y social, se da intervención a quienes no han sido escuchados <colectividad>, buscando soluciones para restablecer o retejer la tela social, de manera solidaria con intervención del Estado, para evitar desviaciones o abusos.

Los candidatos, en particular, a diputados y senadores, por obvia razón de que irán –los que logren ganar- al Poder Legislativo, ¿Sabrán del tema? ¿Les interesa en verdad hacer algo por sus votantes en particular, y en general por los demás? Y lo digo sólo al tema, pues hay muchos otros que les competen. Aunque, al final, podrían terminar en comparsas, o lacayos del próximo presidente, o gobernador, en este caso del género femenino, tanto en lo federal, como en Guanajuato.

Ah, y si escuchan a un candidato municipal, decir que abatirá la inseguridad pública, de inicio, miente. No es su competencia, dicho sin perjuicio de que podría hacer algún pacto de colaboración con la federación o el estado local. E incluso, hay legalmente esa obligación, pero en los hechos, no se da. No es invento mío, la respuesta está a la vista, claro, depende el “cristal con que se mire”. Lo que es posible, sería lograr medidas de prevención. Aunque igual, falta pues, voluntad política, ya no se diga conocimiento y profesionalismo de quienes deben dar ese servicio público, lo que sí saben, es cobrar altos emolumentos a costillas del contribuyente. En fin.

LA CONDICIÓN SINE QUA NON: ¿Estaremos listos para un giro, e ir a una Justicia Restaurativa? Se trata, en su implementación de un proceso de antelación, pues hay que formar ciudadanos participativos, que dejen el miedo y la ignorancia de sus derechos y lo que implica una oportunidad democrática. Así, parece un valladar sólido, impenetrable, pero se empieza con dejar de mentir, con informar y rendir cuentas claras, con no creer en la palabra de candidatos y mejor, informarse. Hay ahora, muchos medios que ilustran, que orientan sin más objetivo que hacer reflexionar al ciudadano y en general a todos, como el programa sabatino “Movilidad con Futuro” por Facebook, a las 11.30 am, con ese cometido, los sigo invitando. Es lo que hay. Cuídense mucho.

LA JUSTICIA RESTAURATIVA II

Como ustedes mandan, estimados lectores -sin importar calificación de género, ideas políticas o creencias-, algunos me han pedido mayor explicación del tema del domingo pasado: “La Justicia Restaurativa”, seguimos hoy. En particular, en anotar diferencias, entre el tópico aquí tratado, y la Justicia Acusatoria Adversarial, de ahora, que al igual se introdujo como un cambio, y se dejó el sistema inquisitivo, en el pasado.

Es pertinente aclarar que, se logró algún avance en el nuevo sistema penal, supone ser expedito –no lo es tanto- hay jueces que intervienen en diversas etapas, lo que se dijo es para evitar cierta corrupción y poderío personal de los juzgadores, lo que sí hay, es una intervención directa del juzgador –en el sistema anterior, no siempre estaba el juez presente en las audiencias- aunque hoy, y también por efecto primario de la Pandemia del Covid, se usa la tecnología digital que permite, actuar a distancia del Juez y las partes materiales o procesales, lo que inhibe que el juzgador tenga una apreciación, digamos, directa y personal, ver las reacciones, el lenguaje corporal, por más subjetivo que parezca, va deshumanizando el proceso. En fin.

Las diferencias torales: Sistema Punitivo, la responsabilidad es individual, la protección estatal incluye al delincuente, en su proceso prevalece la contraposición, hay deshumanización al atender sólo a la Ley infringida, la culpa y la ofensa al Estado que impone la pena, se basa en el pasado como reproche social a la conducta delictiva y el Estado se enfoca en el castigo. En el Sistema Restaurativo, la responsabilidad es colectiva, el protagonismo es de la víctima, del ofensor y la comunidad con intervención del Estado y sus Instituciones como garantes, prevalece el diálogo entre las partes, humanizando el proceso enfocando intereses y necesidades de las partes, se mira al futuro –no al pasado- con interacción estatal y social, se da intervención a quienes no han sido escuchados <colectividad>, buscando soluciones para restablecer o retejer la tela social, de manera solidaria con intervención del Estado, para evitar desviaciones o abusos.

Los candidatos, en particular, a diputados y senadores, por obvia razón de que irán –los que logren ganar- al Poder Legislativo, ¿Sabrán del tema? ¿Les interesa en verdad hacer algo por sus votantes en particular, y en general por los demás? Y lo digo sólo al tema, pues hay muchos otros que les competen. Aunque, al final, podrían terminar en comparsas, o lacayos del próximo presidente, o gobernador, en este caso del género femenino, tanto en lo federal, como en Guanajuato.

Ah, y si escuchan a un candidato municipal, decir que abatirá la inseguridad pública, de inicio, miente. No es su competencia, dicho sin perjuicio de que podría hacer algún pacto de colaboración con la federación o el estado local. E incluso, hay legalmente esa obligación, pero en los hechos, no se da. No es invento mío, la respuesta está a la vista, claro, depende el “cristal con que se mire”. Lo que es posible, sería lograr medidas de prevención. Aunque igual, falta pues, voluntad política, ya no se diga conocimiento y profesionalismo de quienes deben dar ese servicio público, lo que sí saben, es cobrar altos emolumentos a costillas del contribuyente. En fin.

LA CONDICIÓN SINE QUA NON: ¿Estaremos listos para un giro, e ir a una Justicia Restaurativa? Se trata, en su implementación de un proceso de antelación, pues hay que formar ciudadanos participativos, que dejen el miedo y la ignorancia de sus derechos y lo que implica una oportunidad democrática. Así, parece un valladar sólido, impenetrable, pero se empieza con dejar de mentir, con informar y rendir cuentas claras, con no creer en la palabra de candidatos y mejor, informarse. Hay ahora, muchos medios que ilustran, que orientan sin más objetivo que hacer reflexionar al ciudadano y en general a todos, como el programa sabatino “Movilidad con Futuro” por Facebook, a las 11.30 am, con ese cometido, los sigo invitando. Es lo que hay. Cuídense mucho.

ÚLTIMASCOLUMNAS
domingo 16 de junio de 2024

SINE QUA NON

Saúl García Cornejo

domingo 09 de junio de 2024

SINE QUA NON

Saúl García Cornejo

domingo 19 de mayo de 2024

SINE QUA NON

Saúl García Cornejo

domingo 12 de mayo de 2024

SINE QUA NON

Saúl García Cornejo

domingo 12 de mayo de 2024

SINE QUA NON

Saúl García Cornejo

domingo 05 de mayo de 2024

SINE QUA NON

Saúl García Cornejo

domingo 28 de abril de 2024

SINE QUA NON

Saúl García Cornejo

domingo 14 de abril de 2024

SINE QUA NON

Saúl García Cornejo

domingo 07 de abril de 2024

SINE QUA NON

Saúl García Cornejo

domingo 31 de marzo de 2024

SINE QUA NON

Saúl García Cornejo

Cargar Más