/ domingo 29 de octubre de 2023

La Política Y Las Emociones

Estimados lectores de ambos géneros y otros de última generación, deberíamos preguntarnos, con toda honestidad: ¿Qué es lo que realmente nos importa? De antemano, no es muy fácil como se podría desear, hacer la introspección, porque en principio, es necesario priorizar.

Es cierto que, tampoco es raro nos invada alguna emoción o sentimiento, incluso, contrapuesto. Es sí, muy humano, pero es particularmente su efecto en la mentalidad generalizada de los mexicanos. Somos sensibles y hasta apasionados, aunque en contrapartida, olvidadizos y desentendidos cuando se trata de asuntos políticos. Esa última condición, sin duda, abona al plan de quienes, sabiendo esa condición, abusan de sus cargos o mandatos constitucionales, para jugar con la esperanza cívica, por ejemplo. Lo que no es privativo, ni casual en el actual régimen de color magenta, ha existido a lo largo de la historia política de México.

Si vemos a los de MORENA, atrás de la barrera, se oyen los sombrerazos, las mentadas, las descalificaciones y demás tipos de ataques, contra lo que se mueva fuera de su propio ruedo, incluso, también dentro de esa arena propia, exclusiva, que deseña la función, la razón de ser, la obligación constitucional hacia la ciudadanía que le es fiel, y la que disiente. Decía la semana pasada que estamos ante una forma barbárica de hacer política, debo añadir que también, es de plena vulgaridad, no como mera rusticidad, sino como incompatible con las normas de Orden Público Constitucional. Sin descontar la Demagogia galopante, que incide precisamente, en el lado emocional: Los prejuicios, lo miedos, las esperanzas, que se instigan desde el púlpito mañanero, ya propias del emisor y/o, de sus oyentes leales.

También es verdad, al menos desde la simple cortesía y respeto, que quienes creen lo que dice el susodicho en su foro personal y exclusivo -eso sí, a cargo del Erario y en costos millonarios- debemos ser tolerantes, porque efectivamente no somos iguales, lo que no quiere decir, obediencia ciega de nuestra parte, de quienes disentimos. Por eso, no debería extrañar que luego de un quinquenio de gobierno locuaz, se empiece a desgranar la mazorca guinda. Ebrard ha sido el más notorio, aunque igual, falaz; le sigue una de sus fieles seguidoras la señora Micher -por cierto, con ligas en Guanajuato-. ¿Quién seguirá? Ojalá fuera por reconocer que el preciso ha traicionado el proyecto, que efectivamente se trata de una “transformación”, pero a los intereses de su principal gestor, nada que ver con lo prometido o planteado en campaña.

El “niño terrible” que habita gratuitamente el Palacio Nacional, va concretando su verdadero proyecto: Desmadrar las Instituciones que no le caen, que no le acomodan a su visión retardada. Ahora quiere a como dé lugar, ahogar a los trabajadores, empleados y funcionarios del Poder Judicial Federal y no es otra: Le estorba a sus planes “transformadores”. Lo extraño, es que la verdadera mayoría de ciudadanos, no el tercio que se dice votó por él; sólo ve los toros desde la tribuna. Y ahora los que trabajan en el PJF, en su natural desesperación -de nuevo, unan reacción emocional- le hacen “gordo el caldo” al preciso, cuando tienen en casa las herramientas suficientes o hasta sobradas, para que, impere la Ley, contra ese “decreto” totalmente fuera del protocolo legislativo y, claro, por encima de la Carta Magna Federal. Si lo vemos sólo desde el lado político, sus manifestaciones demuestran cierto “músculo”, pero la arena no es la calle, sino los Tribunales. ¿Dónde está la “oposición”?


LA CONDICIÓN SINE QUA NON: Estamos en el umbral, al filo del precipicio político, si permitimos que el mentado inquilino de Palacio, haga lo que se le antoje. No basta esperar al 2024 para ir a las urnas y sacar de la jugada a su títere, la SCJN tiene hoy, la palabra: Cumplir con el mandato constitucional, es decir, hacer que se respete la Carta Magna y parar, desde los Tribunales, la loca y desenfrenada carrera, de quien se confirmó como “chivo en cristalería”. No deben caer en la vana tentación de la diatriba, esa se la lleva el viento. Y por nuestra parte, no dejar que logren la mayoría calificada en el Congreso de la Unión para el 24. Por último, una sugerencia a los “colegios de abogados” que dicen apoyar al PJF: Vean o lean el Decreto del DOF, de fecha 12-05-21, que dicta lineamientos para investigar y sancionar a los servidores públicos que violen los principios de legalidad, honradez, lealtad, imparcialidad y eficiencia, en faltas graves o hechos de corrupción y patrimoniales del Estado. ¿Violar reiteradamente la Constitución, no rendir cuentas, ni observar transparencia, acaso no son conductas graves? Es lo que hay. Cuídense mucho. Los sigo invitando a que vean por Facebook, el programa Movilidad con Futuro, construyendo nueva ciudadanía, los sábados a las 11 de la mañana.

Estimados lectores de ambos géneros y otros de última generación, deberíamos preguntarnos, con toda honestidad: ¿Qué es lo que realmente nos importa? De antemano, no es muy fácil como se podría desear, hacer la introspección, porque en principio, es necesario priorizar.

Es cierto que, tampoco es raro nos invada alguna emoción o sentimiento, incluso, contrapuesto. Es sí, muy humano, pero es particularmente su efecto en la mentalidad generalizada de los mexicanos. Somos sensibles y hasta apasionados, aunque en contrapartida, olvidadizos y desentendidos cuando se trata de asuntos políticos. Esa última condición, sin duda, abona al plan de quienes, sabiendo esa condición, abusan de sus cargos o mandatos constitucionales, para jugar con la esperanza cívica, por ejemplo. Lo que no es privativo, ni casual en el actual régimen de color magenta, ha existido a lo largo de la historia política de México.

Si vemos a los de MORENA, atrás de la barrera, se oyen los sombrerazos, las mentadas, las descalificaciones y demás tipos de ataques, contra lo que se mueva fuera de su propio ruedo, incluso, también dentro de esa arena propia, exclusiva, que deseña la función, la razón de ser, la obligación constitucional hacia la ciudadanía que le es fiel, y la que disiente. Decía la semana pasada que estamos ante una forma barbárica de hacer política, debo añadir que también, es de plena vulgaridad, no como mera rusticidad, sino como incompatible con las normas de Orden Público Constitucional. Sin descontar la Demagogia galopante, que incide precisamente, en el lado emocional: Los prejuicios, lo miedos, las esperanzas, que se instigan desde el púlpito mañanero, ya propias del emisor y/o, de sus oyentes leales.

También es verdad, al menos desde la simple cortesía y respeto, que quienes creen lo que dice el susodicho en su foro personal y exclusivo -eso sí, a cargo del Erario y en costos millonarios- debemos ser tolerantes, porque efectivamente no somos iguales, lo que no quiere decir, obediencia ciega de nuestra parte, de quienes disentimos. Por eso, no debería extrañar que luego de un quinquenio de gobierno locuaz, se empiece a desgranar la mazorca guinda. Ebrard ha sido el más notorio, aunque igual, falaz; le sigue una de sus fieles seguidoras la señora Micher -por cierto, con ligas en Guanajuato-. ¿Quién seguirá? Ojalá fuera por reconocer que el preciso ha traicionado el proyecto, que efectivamente se trata de una “transformación”, pero a los intereses de su principal gestor, nada que ver con lo prometido o planteado en campaña.

El “niño terrible” que habita gratuitamente el Palacio Nacional, va concretando su verdadero proyecto: Desmadrar las Instituciones que no le caen, que no le acomodan a su visión retardada. Ahora quiere a como dé lugar, ahogar a los trabajadores, empleados y funcionarios del Poder Judicial Federal y no es otra: Le estorba a sus planes “transformadores”. Lo extraño, es que la verdadera mayoría de ciudadanos, no el tercio que se dice votó por él; sólo ve los toros desde la tribuna. Y ahora los que trabajan en el PJF, en su natural desesperación -de nuevo, unan reacción emocional- le hacen “gordo el caldo” al preciso, cuando tienen en casa las herramientas suficientes o hasta sobradas, para que, impere la Ley, contra ese “decreto” totalmente fuera del protocolo legislativo y, claro, por encima de la Carta Magna Federal. Si lo vemos sólo desde el lado político, sus manifestaciones demuestran cierto “músculo”, pero la arena no es la calle, sino los Tribunales. ¿Dónde está la “oposición”?


LA CONDICIÓN SINE QUA NON: Estamos en el umbral, al filo del precipicio político, si permitimos que el mentado inquilino de Palacio, haga lo que se le antoje. No basta esperar al 2024 para ir a las urnas y sacar de la jugada a su títere, la SCJN tiene hoy, la palabra: Cumplir con el mandato constitucional, es decir, hacer que se respete la Carta Magna y parar, desde los Tribunales, la loca y desenfrenada carrera, de quien se confirmó como “chivo en cristalería”. No deben caer en la vana tentación de la diatriba, esa se la lleva el viento. Y por nuestra parte, no dejar que logren la mayoría calificada en el Congreso de la Unión para el 24. Por último, una sugerencia a los “colegios de abogados” que dicen apoyar al PJF: Vean o lean el Decreto del DOF, de fecha 12-05-21, que dicta lineamientos para investigar y sancionar a los servidores públicos que violen los principios de legalidad, honradez, lealtad, imparcialidad y eficiencia, en faltas graves o hechos de corrupción y patrimoniales del Estado. ¿Violar reiteradamente la Constitución, no rendir cuentas, ni observar transparencia, acaso no son conductas graves? Es lo que hay. Cuídense mucho. Los sigo invitando a que vean por Facebook, el programa Movilidad con Futuro, construyendo nueva ciudadanía, los sábados a las 11 de la mañana.

ÚLTIMASCOLUMNAS
domingo 23 de junio de 2024

SINE QUA NON

Saúl García Cornejo

domingo 16 de junio de 2024

SINE QUA NON

Saúl García Cornejo

domingo 09 de junio de 2024

SINE QUA NON

Saúl García Cornejo

domingo 19 de mayo de 2024

SINE QUA NON

Saúl García Cornejo

domingo 12 de mayo de 2024

SINE QUA NON

Saúl García Cornejo

domingo 12 de mayo de 2024

SINE QUA NON

Saúl García Cornejo

domingo 05 de mayo de 2024

SINE QUA NON

Saúl García Cornejo

domingo 28 de abril de 2024

SINE QUA NON

Saúl García Cornejo

domingo 14 de abril de 2024

SINE QUA NON

Saúl García Cornejo

domingo 07 de abril de 2024

SINE QUA NON

Saúl García Cornejo

Cargar Más