/ domingo 1 de octubre de 2023

“Los Otros Electores”

Mis estimados lectores –sin importar género-, en una pregunta honesta: ¿Cuántas veces pensamos en quienes “mueven los hilos” en la política nacional? Casi siempre, lo primero que se considera es, a los gringos, una especie de “gran elector”, que se moverá según sus intereses y así, se inclina la balanza. Vaya, lo hemos visto, en otras latitudes, si no, como volteamos a ver, por ejemplo, a Chile, Colombia, Argentina, por mencionar sólo esos países, (No olvidar a “Juanito Trump”, ese progresista mexicano, candil de la calle). Y otra que luego sale en esas elucubraciones de manera más focalizada –con o sin tendencia a la conspiranoia-: La CIA. Lo que llevaría a no descartar otras “instituciones” como ésa, de Rusia, Israel, China, etcétera.

¿Es una idea arcaica? No tanto, aunque ahora, usan estrategias menos visibles al ojo ciudadano, que, por si fuera poco, está casi siempre distraído por las movidas del ajedrez político –cuando lo hay, porque hoy, no parece haber ni siquiera, una lógica en la política actual, pero igual, son meros distractores-.

De tal manera, que el grueso de electores, por esa causa o por otras, no quieren votar en las elecciones y así, se fortalece cada día, el “otro PAN”. Que, con su decisión de no intervenir con la herramienta ciudadana por excelencia, el voto elector, dejan pasar y estar a quienes no deberían, o después, más se quejan.

Por otra parte, y ésta, sustancial, están las gentes y familias poderosas, a quienes generalmente no conocemos, sólo a los que por necesidad o vanidad, se hacen más visibles en el escenario nacional. Hay pocos ejemplos: Slim, Larrea, Hank, Garza Sada, Salinas (ambos que ya imaginan), etcétera. Manejan los dineros, las inversiones, las organizaciones empresariales, y claro, siempre imponen sus condiciones, digan lo que digan en la 4T, que lo único cierto, es que sueñan con ser aunque sea un poco, como los mencionados. Los últimos dicen pensar como C. Marx, pero quieren vivir como C. Slim. Y ya se supo: El nuevo “rico” es YSQ, gracias, según, a la venta de sus libros (Que seguro, son factura de un “escritor fantasma”), por su largo ejercicio político (¿Será? Siempre ha vivido del erario partidario), en fin, su cuenta oscila en los mil millones (¿Pagará “religiosamente” sus impuestos?).

No sé si se pueda inferir, que, entre los más ricos, les interese lo que les pasa a los más pobres. La respuesta es obvia, pero igual, puede haber honrosas excepciones. Ya en términos prácticos, escogerán lo que les vaya mejor. Es lógico. Pero entre ellos, hay una minoría que apoya a la actual oposición. No quisiera pensar que se trata de un juego de la ruleta, y en conformidad, apuestan a la vez, al rojo y al negro. Es decir, para finalmente, no perder. Tampoco es tirria contra los ricos, son necesarios, sólo que falta reparto de esa riqueza que generan, y no debería ser, para obras oficiales ostentosas, mientras hay otras necesidades sociales, ni para “rescatar” Pemex o CFE, vampiros corruptos e insaciables.

Entonces, es esa visión, queda otra fuerza que, incluso, no se da cuenta cabal de su Poder natural: La ciudadanía. Faltaría definir lo que quiere y si es, factible o sólo una Utopía más. No tiene caso hacer cuentas del pasado, de los latrocinios, de que se “perdió medio territorio”, de las invasiones extranjeras, de la lucha fratricida entre –tema favorito de YSQ- “liberales y conservadores”, de las prácticas –renovadas con singular enjundia- del “viejo PRI”; etcétera. Entre tanto, “la esperanza” se diluye entre los dedos de la democracia. ¿De qué sirve, por ejemplo, tanta maroma y circo de Marcelino? Si siempre su “gran amigo” y absoluto “dueño” del Partido magenta, ha jugado con dados cargados por su talante.

Pero, falta decir que pasa en esta apaleada ciudad, hoy ajena a sus habitantes, pero eso sí, cada día “más bonita”. Suenan las fanfarrias oficiales al pregonar “logros y más logros”, aunque no dicen nada de la violencia cotidiana. Tanta fiesta, es de inmediato opacada por otra “música”: Las letales balaceras. Ya se olvidó el “rescate” tan anunciado. Y no puede ser pretexto la consabida cantaleta de que no es de su competencia, aunque sí su obligación constitucional. En fin, los Partidos, como dice la canción, callaron y siguen sin voz popular, “muy listos” para el 24.

LA CONDICIÓN SINE QUA NON: Hay que dejar a Marcelino, por la libre, al fin es un camino cerrado para él. Está en tal situación que para donde se haga, quedará y lo hará, como hasta ahora: mal. Es su propio juego de abalorios chafas. Ojalá Xóchitl, entienda ya, que no necesita esa vejiga desinflada y, que hay un gran riesgo de que se quiera infiltrar y querer de alguna forma malograr, lo que haya construido la famosa señora “X”. Ojalá alguien se lo diga, y ella lo acepte, y otra, que piense cien veces antes de sumar a “cartuchos quemados”.

Igual, hagamos votos porque los votos se razonen, que la ciudadanía reconozca que, será una muy trascendente oportunidad, para ir enderezando la nave. Y ya quitarse el malinchismo dejando que personas extranjeras –su interior y vistan ropajes exteriores de línea indígena por mera hipocresía, o falsa identidad nacionalista- nos gobiernen. Es lo que hay. Cuídense mucho.

Mis estimados lectores –sin importar género-, en una pregunta honesta: ¿Cuántas veces pensamos en quienes “mueven los hilos” en la política nacional? Casi siempre, lo primero que se considera es, a los gringos, una especie de “gran elector”, que se moverá según sus intereses y así, se inclina la balanza. Vaya, lo hemos visto, en otras latitudes, si no, como volteamos a ver, por ejemplo, a Chile, Colombia, Argentina, por mencionar sólo esos países, (No olvidar a “Juanito Trump”, ese progresista mexicano, candil de la calle). Y otra que luego sale en esas elucubraciones de manera más focalizada –con o sin tendencia a la conspiranoia-: La CIA. Lo que llevaría a no descartar otras “instituciones” como ésa, de Rusia, Israel, China, etcétera.

¿Es una idea arcaica? No tanto, aunque ahora, usan estrategias menos visibles al ojo ciudadano, que, por si fuera poco, está casi siempre distraído por las movidas del ajedrez político –cuando lo hay, porque hoy, no parece haber ni siquiera, una lógica en la política actual, pero igual, son meros distractores-.

De tal manera, que el grueso de electores, por esa causa o por otras, no quieren votar en las elecciones y así, se fortalece cada día, el “otro PAN”. Que, con su decisión de no intervenir con la herramienta ciudadana por excelencia, el voto elector, dejan pasar y estar a quienes no deberían, o después, más se quejan.

Por otra parte, y ésta, sustancial, están las gentes y familias poderosas, a quienes generalmente no conocemos, sólo a los que por necesidad o vanidad, se hacen más visibles en el escenario nacional. Hay pocos ejemplos: Slim, Larrea, Hank, Garza Sada, Salinas (ambos que ya imaginan), etcétera. Manejan los dineros, las inversiones, las organizaciones empresariales, y claro, siempre imponen sus condiciones, digan lo que digan en la 4T, que lo único cierto, es que sueñan con ser aunque sea un poco, como los mencionados. Los últimos dicen pensar como C. Marx, pero quieren vivir como C. Slim. Y ya se supo: El nuevo “rico” es YSQ, gracias, según, a la venta de sus libros (Que seguro, son factura de un “escritor fantasma”), por su largo ejercicio político (¿Será? Siempre ha vivido del erario partidario), en fin, su cuenta oscila en los mil millones (¿Pagará “religiosamente” sus impuestos?).

No sé si se pueda inferir, que, entre los más ricos, les interese lo que les pasa a los más pobres. La respuesta es obvia, pero igual, puede haber honrosas excepciones. Ya en términos prácticos, escogerán lo que les vaya mejor. Es lógico. Pero entre ellos, hay una minoría que apoya a la actual oposición. No quisiera pensar que se trata de un juego de la ruleta, y en conformidad, apuestan a la vez, al rojo y al negro. Es decir, para finalmente, no perder. Tampoco es tirria contra los ricos, son necesarios, sólo que falta reparto de esa riqueza que generan, y no debería ser, para obras oficiales ostentosas, mientras hay otras necesidades sociales, ni para “rescatar” Pemex o CFE, vampiros corruptos e insaciables.

Entonces, es esa visión, queda otra fuerza que, incluso, no se da cuenta cabal de su Poder natural: La ciudadanía. Faltaría definir lo que quiere y si es, factible o sólo una Utopía más. No tiene caso hacer cuentas del pasado, de los latrocinios, de que se “perdió medio territorio”, de las invasiones extranjeras, de la lucha fratricida entre –tema favorito de YSQ- “liberales y conservadores”, de las prácticas –renovadas con singular enjundia- del “viejo PRI”; etcétera. Entre tanto, “la esperanza” se diluye entre los dedos de la democracia. ¿De qué sirve, por ejemplo, tanta maroma y circo de Marcelino? Si siempre su “gran amigo” y absoluto “dueño” del Partido magenta, ha jugado con dados cargados por su talante.

Pero, falta decir que pasa en esta apaleada ciudad, hoy ajena a sus habitantes, pero eso sí, cada día “más bonita”. Suenan las fanfarrias oficiales al pregonar “logros y más logros”, aunque no dicen nada de la violencia cotidiana. Tanta fiesta, es de inmediato opacada por otra “música”: Las letales balaceras. Ya se olvidó el “rescate” tan anunciado. Y no puede ser pretexto la consabida cantaleta de que no es de su competencia, aunque sí su obligación constitucional. En fin, los Partidos, como dice la canción, callaron y siguen sin voz popular, “muy listos” para el 24.

LA CONDICIÓN SINE QUA NON: Hay que dejar a Marcelino, por la libre, al fin es un camino cerrado para él. Está en tal situación que para donde se haga, quedará y lo hará, como hasta ahora: mal. Es su propio juego de abalorios chafas. Ojalá Xóchitl, entienda ya, que no necesita esa vejiga desinflada y, que hay un gran riesgo de que se quiera infiltrar y querer de alguna forma malograr, lo que haya construido la famosa señora “X”. Ojalá alguien se lo diga, y ella lo acepte, y otra, que piense cien veces antes de sumar a “cartuchos quemados”.

Igual, hagamos votos porque los votos se razonen, que la ciudadanía reconozca que, será una muy trascendente oportunidad, para ir enderezando la nave. Y ya quitarse el malinchismo dejando que personas extranjeras –su interior y vistan ropajes exteriores de línea indígena por mera hipocresía, o falsa identidad nacionalista- nos gobiernen. Es lo que hay. Cuídense mucho.

ÚLTIMASCOLUMNAS
domingo 19 de mayo de 2024

SINE QUA NON

Saúl García Cornejo

domingo 12 de mayo de 2024

SINE QUA NON

Saúl García Cornejo

domingo 12 de mayo de 2024

SINE QUA NON

Saúl García Cornejo

domingo 05 de mayo de 2024

SINE QUA NON

Saúl García Cornejo

domingo 28 de abril de 2024

SINE QUA NON

Saúl García Cornejo

domingo 14 de abril de 2024

SINE QUA NON

Saúl García Cornejo

domingo 07 de abril de 2024

SINE QUA NON

Saúl García Cornejo

domingo 31 de marzo de 2024

SINE QUA NON

Saúl García Cornejo

martes 12 de marzo de 2024

Sine Qua Non

Saúl García Cornejo

Cargar Más