/ domingo 9 de mayo de 2021

Ave De Tempestades

Se trata de un pájaro singular por su tamaño, llamado petrel. Es ágil, y gusta de alimentarse de peces que quedan en la superficie marina, luego de una tormenta, pero no se trata de un artículo de zoología, menos de tauromaquia. Sino de asociación. Y trataré de ser lo más explícito posible.

Hoy día, en que han surgido, luego de arduas y sesudas concepciones sobre la administración pública, no sólo en el mundo, sino particularmente en nuestro País, en que muy entrado el Siglo pasado, se vislumbró una nueva era de la Administración Pública, y el concepto “gobernanza”, tomó relevancia y, actualidad (Sin añadir, buena o mala, o cualquier otro calificativo); aunque es sano, de entrada, deducir que se trata de la “buena”. Acotando, para los lectores que, analizan a fondo: Tampoco es un concepto nuevo, ya Platón lo planteaba: Explicar el hecho de cómo se gobernaban los hombres, y su significado etimológico es “pilotar”, que no necesita abundancia explicativa y acorde además, con una metáfora del barco, su conducción, el puerto, etc., en un contexto de relativa asociación con el Estado (Nave), Sociedad (tripulación o pasajeros), Gobierno (capitán o piloto), Objetivo (Puerto) y, por supuesto, considerar el tiempo para navegar, incluyendo, la tempestad.

Es pertinente, separar los conceptos de Gobernación (La acción), que a primera vista se puede entender como sinónimo de gobernanza, sin embargo, hay una diferencia toral: Los instrumentos de mando y control sobre el sector social; Gobernabilidad, que en sentido amplio corresponde a la capacidad de para resolver los problemas sociales y lograr que la ejecución de políticas públicas, sean acertadas y, sobre todo, útiles; la Gobernanza, es finalmente, una cualidad que hace posible la interacción entre un gobierno y diversos actores políticos. Lo que además, como ya mencioné antes, lograr la credibilidad, la legitimación política.

A todo esto: ¿Interesa más el resultado fáctico, que la mera teoría o los debates académicos, sobre dicha conceptualización? Sin duda no serviría una u otra por sí solas, al menos seguiría un sinuoso camino. El punto, es que la gobernanza, finalmente debe ir más allá de la teoría, al concretarse y resultar la estructuración de políticas públicas útiles, con un elemento sustancial: La participación cívica, en la que sigo insistiendo.

LA CONDICIÓN SINE QUA NON: La incertidumbre y desilusión, que parece invadir hoy, a muchos mexicanos y en particular, guanajuatenses, en cuanto a la falta de gobernanza que implica en general al llamado “gobierno federal”, cuyo piloto parece haber sucumbido al canto de las sirenas llamadas “4T”, y con ello perder el rumbo en un mar oscuro, con grandes nubarrones que anuncian una fuerte tempestad, nos tienen en vilo. ¿Recoger “peces” como el petrel, luego de la “tormenta de las elecciones”? ¿Eso esperan en MORENA y/o AMLO? Hay quienes ya anuncian la debacle del nuevo Partido-Movimiento, -y no requieren “ayuda”-como pasó antes en el PRD, cuando López Obrador, lo “dirigía”, no hubo negociación, ni conciliación, de ahí la atropellada asunción de los morenistas al escenario nacional y, por ello se vaticina otra “quiebra política”, y ¿Los costos? Bueno, esa es historia colateral. A ese paso AMLO necesitará inventar su propio País, un lugar bizarro en donde sea posible su visión.

Sin embargo, igual, insisto: Tenemos la solución a la mano, el voto electoral. Por supuesto aplicable a cualquier Partido, Ideología o Régimen, políticos. Debemos ir por el que sí garantice el bienestar colectivo, con todo lo que implica. Empezando por nuestro municipio. ¿Difícil? Cierto, pero no imposible. Nos urge la alternancia, con todo y la raquítica opción. Sigan cuidándose. ¡Felicidades a las mamás!

Se trata de un pájaro singular por su tamaño, llamado petrel. Es ágil, y gusta de alimentarse de peces que quedan en la superficie marina, luego de una tormenta, pero no se trata de un artículo de zoología, menos de tauromaquia. Sino de asociación. Y trataré de ser lo más explícito posible.

Hoy día, en que han surgido, luego de arduas y sesudas concepciones sobre la administración pública, no sólo en el mundo, sino particularmente en nuestro País, en que muy entrado el Siglo pasado, se vislumbró una nueva era de la Administración Pública, y el concepto “gobernanza”, tomó relevancia y, actualidad (Sin añadir, buena o mala, o cualquier otro calificativo); aunque es sano, de entrada, deducir que se trata de la “buena”. Acotando, para los lectores que, analizan a fondo: Tampoco es un concepto nuevo, ya Platón lo planteaba: Explicar el hecho de cómo se gobernaban los hombres, y su significado etimológico es “pilotar”, que no necesita abundancia explicativa y acorde además, con una metáfora del barco, su conducción, el puerto, etc., en un contexto de relativa asociación con el Estado (Nave), Sociedad (tripulación o pasajeros), Gobierno (capitán o piloto), Objetivo (Puerto) y, por supuesto, considerar el tiempo para navegar, incluyendo, la tempestad.

Es pertinente, separar los conceptos de Gobernación (La acción), que a primera vista se puede entender como sinónimo de gobernanza, sin embargo, hay una diferencia toral: Los instrumentos de mando y control sobre el sector social; Gobernabilidad, que en sentido amplio corresponde a la capacidad de para resolver los problemas sociales y lograr que la ejecución de políticas públicas, sean acertadas y, sobre todo, útiles; la Gobernanza, es finalmente, una cualidad que hace posible la interacción entre un gobierno y diversos actores políticos. Lo que además, como ya mencioné antes, lograr la credibilidad, la legitimación política.

A todo esto: ¿Interesa más el resultado fáctico, que la mera teoría o los debates académicos, sobre dicha conceptualización? Sin duda no serviría una u otra por sí solas, al menos seguiría un sinuoso camino. El punto, es que la gobernanza, finalmente debe ir más allá de la teoría, al concretarse y resultar la estructuración de políticas públicas útiles, con un elemento sustancial: La participación cívica, en la que sigo insistiendo.

LA CONDICIÓN SINE QUA NON: La incertidumbre y desilusión, que parece invadir hoy, a muchos mexicanos y en particular, guanajuatenses, en cuanto a la falta de gobernanza que implica en general al llamado “gobierno federal”, cuyo piloto parece haber sucumbido al canto de las sirenas llamadas “4T”, y con ello perder el rumbo en un mar oscuro, con grandes nubarrones que anuncian una fuerte tempestad, nos tienen en vilo. ¿Recoger “peces” como el petrel, luego de la “tormenta de las elecciones”? ¿Eso esperan en MORENA y/o AMLO? Hay quienes ya anuncian la debacle del nuevo Partido-Movimiento, -y no requieren “ayuda”-como pasó antes en el PRD, cuando López Obrador, lo “dirigía”, no hubo negociación, ni conciliación, de ahí la atropellada asunción de los morenistas al escenario nacional y, por ello se vaticina otra “quiebra política”, y ¿Los costos? Bueno, esa es historia colateral. A ese paso AMLO necesitará inventar su propio País, un lugar bizarro en donde sea posible su visión.

Sin embargo, igual, insisto: Tenemos la solución a la mano, el voto electoral. Por supuesto aplicable a cualquier Partido, Ideología o Régimen, políticos. Debemos ir por el que sí garantice el bienestar colectivo, con todo lo que implica. Empezando por nuestro municipio. ¿Difícil? Cierto, pero no imposible. Nos urge la alternancia, con todo y la raquítica opción. Sigan cuidándose. ¡Felicidades a las mamás!