/ domingo 1 de agosto de 2021

Tercera Ola

“La salud es riqueza real y no piezas de oro y plata” Mahatma Gandhi

Una inquietud del hombre es lo que puede afectar su vida en el mañana- Nutridos son los recursos para normar los días y los años venideros. Presagiar el futuro se basa en criterios lógicos y científicos que analizan los datos disponibles para anunciar con mayor o menor probabilidad los sucesos en los días o años futuros. Con la excepción del movimiento matemático de los cuerpos celestes, jamás se augurará con exactitud lo referente a la vida.

Es de reconocer los esfuerzos de las instituciones internacionales que vigilan la salud y laboran en la prevención o aparición de enfermedades hoy concentrados en la pandemia que flagela al planeta, sin embargo, no todo resulta como se predice. Fallar es frecuente en la disciplina de enfermedades transmisibles aunque la más de las veces es por desoír las recomendaciones para abatir el riesgo de contagio:

Un capítulo importante es el movimiento “antivacunas”. En los Estados Unidos, se calcula que el 28% de la población se encuentra en el rango que esquiva recibir el biológico inmunizante.

Parte del rechazo se debe a la influencia de Robert J. Kennedy Jr. ambientalista ferviente opositor de la vacuna anti Covid-19 y de las anteriores conocidas, es también autor de libros sobre temas climáticos y contaminación causados por el humano además de ser protector de las especies vegetales y animales.

El oponerse a la vacunación tiene relación directa con su efectividad. Con pequeñas variantes, para que una vacuna sea efectiva al 99% es ineludible que el mayor número de personas (que también varía de entre 80 y 90%) sea inmunizado. Este punto se discute si existe o no responsabilidad de los individuos antivacuna. En mi opinión sí la hay, de igual forma los sujetos que no acatan las recomendaciones del uso de la mascarilla cubrebocas y las medidas ampliamente divulgadas para sortear la posibilidad de contagio.

Nuestro país está enfrentando la tercera ola de la Covid-19. Varios son los orígenes de este embate, entre otros, que en una población de 126 millones de habitantes, hasta el día 25 de este mes solamente 23 millones 602 mil 91 había recibido el esquema de vacunación completo en un programa para mayores de 18 años.

Es innecesario desglosar la magnitud que recobra la pandemia, sirvan de muestras los reportes diarios de la SSa. El jueves 29 El Sol del Bajío publica “Se duplica el número de hospitalizaciones”. El día 27 el secretario de Salud de Nuevo León informó que 31 personas vacunadas habían fallecido, de los cuales seis tenían sus dos dosis y el resto una inyección. En la CDMX de nuevo hay baja la disponibilidad de camas para enfermos de la Covid-19 Ante la amenaza, hace 5 días la SSa publicó un Acuerdo noticiado en el Diario Oficial de la Federación que en su artículo segundo dice: “Las personas a quienes se haya administrado un esquema de vacunación contra el virus SARS-CoV-2 (…) no serán consideradas dentro de la población en situación de vulnerabilidad para contraer dicha enfermedad grave de atención prioritaria”. O sea que por “acuerdo” no somos vulnerables a enfermarnos de gravedad.

Resaca. Desde antes de la Consulta de hoy, AMLO logró su propósito; distraer la atención de los grandes problemas nacionales.

“La salud es riqueza real y no piezas de oro y plata” Mahatma Gandhi

Una inquietud del hombre es lo que puede afectar su vida en el mañana- Nutridos son los recursos para normar los días y los años venideros. Presagiar el futuro se basa en criterios lógicos y científicos que analizan los datos disponibles para anunciar con mayor o menor probabilidad los sucesos en los días o años futuros. Con la excepción del movimiento matemático de los cuerpos celestes, jamás se augurará con exactitud lo referente a la vida.

Es de reconocer los esfuerzos de las instituciones internacionales que vigilan la salud y laboran en la prevención o aparición de enfermedades hoy concentrados en la pandemia que flagela al planeta, sin embargo, no todo resulta como se predice. Fallar es frecuente en la disciplina de enfermedades transmisibles aunque la más de las veces es por desoír las recomendaciones para abatir el riesgo de contagio:

Un capítulo importante es el movimiento “antivacunas”. En los Estados Unidos, se calcula que el 28% de la población se encuentra en el rango que esquiva recibir el biológico inmunizante.

Parte del rechazo se debe a la influencia de Robert J. Kennedy Jr. ambientalista ferviente opositor de la vacuna anti Covid-19 y de las anteriores conocidas, es también autor de libros sobre temas climáticos y contaminación causados por el humano además de ser protector de las especies vegetales y animales.

El oponerse a la vacunación tiene relación directa con su efectividad. Con pequeñas variantes, para que una vacuna sea efectiva al 99% es ineludible que el mayor número de personas (que también varía de entre 80 y 90%) sea inmunizado. Este punto se discute si existe o no responsabilidad de los individuos antivacuna. En mi opinión sí la hay, de igual forma los sujetos que no acatan las recomendaciones del uso de la mascarilla cubrebocas y las medidas ampliamente divulgadas para sortear la posibilidad de contagio.

Nuestro país está enfrentando la tercera ola de la Covid-19. Varios son los orígenes de este embate, entre otros, que en una población de 126 millones de habitantes, hasta el día 25 de este mes solamente 23 millones 602 mil 91 había recibido el esquema de vacunación completo en un programa para mayores de 18 años.

Es innecesario desglosar la magnitud que recobra la pandemia, sirvan de muestras los reportes diarios de la SSa. El jueves 29 El Sol del Bajío publica “Se duplica el número de hospitalizaciones”. El día 27 el secretario de Salud de Nuevo León informó que 31 personas vacunadas habían fallecido, de los cuales seis tenían sus dos dosis y el resto una inyección. En la CDMX de nuevo hay baja la disponibilidad de camas para enfermos de la Covid-19 Ante la amenaza, hace 5 días la SSa publicó un Acuerdo noticiado en el Diario Oficial de la Federación que en su artículo segundo dice: “Las personas a quienes se haya administrado un esquema de vacunación contra el virus SARS-CoV-2 (…) no serán consideradas dentro de la población en situación de vulnerabilidad para contraer dicha enfermedad grave de atención prioritaria”. O sea que por “acuerdo” no somos vulnerables a enfermarnos de gravedad.

Resaca. Desde antes de la Consulta de hoy, AMLO logró su propósito; distraer la atención de los grandes problemas nacionales.

ÚLTIMASCOLUMNAS